La historia del martillo

0703-Martillo-en-japones-300x283

LA HISTORIA DEL MARTILLO

Un hombre quiere colgar un cuadro. Tiene un clavo, pero le falta el martillo. El vecino tiene uno, de modo que decide pedirle al vecino que le preste el martillo. Pero le asalta una duda:

“¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludo como distraído. Quizá tenía prisa. Pero quizá la prisa no era más que un pretexto, y el hombre alberga algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no he hecho nada. Algo se le habrá metido en la cabeza. Si
alguien me pidiese prestada cualquier herramienta yo se la dejaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como este le amargan a uno la vida. Y seguro que se piensa que dependo de él. Y todo porque tiene un martillo. Desde luego, es el colmo.”

De modo que el hombre sale precipitadamente hacia la casa del vecino. Toca el timbre. Se abre la puerta, y antes de que el vecino
tenga tiempo de decir “buenos días”, el hombre le grita furioso:

“¿Sabe lo que le digo? ¡Que se puede usted quedar con su martillo, sinvergüenza!”

Este relato ejemplifica claramente lo que en terapia llamamos Lectura de Pensamiento, cuantas veces no nos ha pasado que hemos anticipado lo que creemos que piensa el otro, nos hemos enfadado con él y posteriormente hemos comprobado que no era eso lo que pensaba. Hemos actuado como “adivinos del pensamiento” de la otra persona y es normal que nos hayamos equivocado. Las interpretaciones erróneas de los pensamientos, sentimientos, actitudes de los demás se dan cuando hay una comunicación escasa o como en este caso no hay. Cuanto sufrimiento nos ahorraríamos si nos comunicáramos de manera adecuada.

Una herramienta sencilla para evitar interpretaciones erróneas. “Cuando dices eso lo que me quieres transmitir es….” de esta manera le estamos indicando a la otra persona lo que estamos interpretando de sus palabras de forma que esta puede sacarnos de nuestro error o confirmar la interpretación que estamos haciendo.

 

Anuncios

One thought on “La historia del martillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s